lunes, 13 de febrero de 2017

Un mantel inamovible

Para ayudar a los más pequeños con su autonomía e independencia, es importante que tengan a mano lo necesario para su día a día.

Por eso en cuanto en la guarde nos dijeron que se tomaba su fruta de media mañana sentado en unas típicas sillas de ikea con la típica mesa de ikea, pese a que no llegara al suelo con los pies, no dudamos en ir a comprar una mesa y un par de sillas para casa :) De momento ikea me parece una opción calidad/precio excelente para estas cosas!

Una mesa donde pudiera pintar, jugar, crear y merendar o picar algo si no estamos sentados todos en la mesa.

Y si iba a ser para comer, y nos gusta que nos ayude a poner la mesa, no podía pasar la oportunidad de hacerle unos manteles para su mesa!


Respecto a la mesa y sillas que tenemos, al final nos quedamos con una simple y recogidita del ikea, pero que nos dio que tenía estabilidad, el modelo kritter. Me encanta la mesa flisat, pero la veo demasiado grande de momento, ya veremos cuando pasen los años ;)

Petit cuenta con un cajón en la cocina que puede abrir y toquetear cuando él quiera. De siempre teníamos en mente hacerle partícipe en nuestro día a día, también en la cocina, que aprendiera con la vida práctica. Por lo tanto dejarle ayudarnos en la cocina cuando sea posible. Aún tenemos pendiente hacernos con una torre de aprendizaje, pero mientras tanto nuestra trona Tripp Trapp de stooke y mucha vigilancia nos sirve.

En su cajón tiene cucharitas, servilletas, platos y vasos (de momento sólo los de plástico), cereales, pan, alguna pieza de fruta, dátiles, set de utensilios (aunque a veces acaba en su cocinita), tuppers para preparar comida para llevarnos fuera y ahora también unos cuantos manteles :)


Talla:  
Patrón: propio

PROS
Si sufrimos un enfado, gracias a los snaps no va a salir todo volando. El mantel tiene las medidas perfectas (aunque hayamos aprovechado algún que otro retal) para que quede perfecto en su mesa.

CONTRA

MATERIALES
  • 2 juegos de snaps
  • Cinta al biés de 1,5 cm de ancho
  • Cinta al biés de 3 cm de ancho (o cinta de algodón de 1,5 cm de ancho)
  • Un rectángulo del largo x ancho de la mesa, más 5 cm a cada lado

MONTAJE

La cinta al biés más ancha nos sirvirá para "atar" el mantel por debajo de la mesa.

Doblaremos por la mitad la cinta al biés más ancha, a lo largo, y coseremos un pespunte.

De esta forma donde van los snaps la tela tendrá más cuerpo y aguantará mejor.

Si ponemos cinta de algodón no hará falta este paso.

Si ponemos cinta al biés más estrecha y no la cosemos, al lavar el mantel quedará muy desangelado y se irá deshilachando y abriendo.






Para pulir las esquinas y que sea más fácil a la hora de poner el biés, me gusta redondearlas.


Para ello tengo una pequeña plantilla de un rectángulo con esquinas redondeadas imprimida.

Lo siguiente será coser la tiera al biés en uno de los lados largos del mantel, asegurando que salvaguardamos las patas.

Y ya podemos presentar la tira al biés estrecha por todo el contorno del mantel, primero por la parte del revés y luego por el derecho, con cuidado de no pisar las tiras que sujetarán a la mesa el mantel.

 































Una vez cosido, sólo faltará incorporar los snaps, uno en el extremo de la cinta de abajo y otro en el mantel. Para este último, pondremos un trozo de cinta de algodón en el revés, para darle más fuerza y evitar que se rompa.



Y a comer!! 

Y como es lunes, ¿ya os habéis pasado por el menuda inspiración de hoy?











No hay comentarios :

Publicar un comentario